La puertas interiores (de paso), aíslan también del ruido, contienen corrientes, aguantan la calefacción y a la vez son piezas de alto poder decorativo.
Elija la que más se adapte a su entorno.